Meaning and Habitat

En un punto saqué mi escritorio al pasillo y mi cama la puse junto a la ventana y luego 
entré de nuevo mi escritorio al cuarto, y bueno,
hay que decir que mi escritura abandonó su cede, su acostumbrado aposento y 
porque por un momento sentí que no me hablaba a mí mismo
no vi que estaban regados todos mis libros sobre la cama y eso es básicamente mi escritura en su 
carne, y hasta humillante aquellas formas puras de mis apuntes. 
Detrás de estos libros, me dije, hay otros libros y luego experiencias concretas, muy lejos 
de la ficción. La escritura, ese gesto de vivencias inexactas, 
codazo al tiempo, me dije, de la humanidad, se acumula como un polvo (porque no hay mejores 
formas como las más depuradas metáforas) en el rincón más
lejano de la habitación. Donde sólo habitan los primeros y los últimos días de nosotros.  

La noche intentando escribir.
Quitándose y poniéndose el reloj como soñando. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s